La Europa del 1%

No, no estamos hablando del 1% que muchos piensan, no se trata de aquellos ciudadanos que acumulan la riqueza del mundo, frente a ese 99% que somos los restantes, NO. Tampoco hablamos de ninguna comisión por obra, todos sabemos que éstas empiezan en el 3%. En este caso hablamos de un mito, un mito de tantos, que es necesario derrumbar.

Hoy, jornada de reflexión, os ofrecemos la última entrega de las “Recetas para Europa” a partir de las cuales hemos tratado de esclarecer que propone cada uno de los partidos que se presenta a las elecciones (Recetas I II III IV y V). Nos hemos dejado para el final uno de los temas que han centrado la actualidad europea de la última legislatura: el estado de la economía. La gestión de una crisis económica, que empezó siendo mundial pero que ha acabado siendo esencialmente europea, ha redefinido en los últimos años el proyecto europeo.

Ya tenemos aquí la penúltima entrega. Empezamos hablando de las naciones sin estado (Recetas para Europa I), seguimos explicando las diferentes propuestas de sistema político (Recetas para Europa II), más tarde sobre las propuestas del Entorno Natural (Recetas para Europa III), después de los grupos sociales (Recetas para Europa IV) y hoy, nos centramos en los derechos sociales.

El análisis de los programas electorales de los partidos se ha centrado en tres puntos principales: igualdad de derechos, salud y vivienda.

Esta es ya nuestra cuarta entrega. Empezamos hablando de las naciones sin estado (Recetas para Europa I), seguimos explicando las diferentes propuestas de sistema político (Recetas para Europa II) y más tarde sobre las propuestas del Entorno Natural (Recetas para Europa III). Hoy, sin embargo, nos centramos en los grupos sociales. El análisis de los programas electorales de los partidos se ha centrado en cuatro puntos principales, uno por cada grupo social a analizar: los jóvenes, los inmigrantes, los discapacitados y la gente mayor.

A medida que se acercan las elecciones del próximo 25 de mayo cada vez más se remarca la importancia del Parlamento Europeo, los candidatos empiezan a salir en la televisión y los partidos hacen sus primeros actos y vídeos de precampaña. Desde la implantación del Tratado de Lisboa, el Parlamento es cada vez más poderoso en el proceso legislativo, ya que prácticamente toda la legislación se hace a través del proceso de codecisión

¡Cuánta fauna diferente hay por Europa! Tenemos los que la idealizan sin razón, los que la critican de igual manera, a los que poco o nada les importa, los que se llenan la boca de Europa, pero siempre piensan en el marco nacional y un largo etcétera. Pero si hay un grupo que está en auge -sí, existe uno que está más de moda que aquellos europeístas de boquilla y nacionalistas de corazón- son los euroescépticos

En esta sección se pretenden explicar los mitos que frecuentemente planean sobre la Unión Europea. Nuestro objetivo es desmitificar aquellos que no son ciertos o matizar aquellos que no son falsos. Hoy es el turno de: La Unión Europea no es transparente.

La idea de Europa es, en cierto modo, un tanto abstracta. No sólo es abstracta por el importante desconocimiento que se tiene de ella, sino por los diferentes outputs que recibimos desde los medios, que en ocasiones, imprimen una visión un tanto parcial o sesgada de lo que es Europa. Una Europa que es, para muchos de los ciudadanos europeos, la culpable de muchas de las desgracias que nos azotan actualmente, mientras que es garante de muy pocas cosas favorables. Sin embargo, esa sensación que en ocasiones tenemos los propios europeos, es diferente de la que tienen aquellos que están fuera de nuestras fronteras.