Son muchísimas las ventajas para un país que forme parte de una institución fuerte e influente como la Unión Europea. Aun así, también son muchas las voces poco favorables y escépticas en formar parte de la UE. No sólo en aquellos países europeos que no forman parte de la Unión, como Noruega o Suiza, sino también dentro de estados tan profundamente europeístas como Alemania.

Contrariamente a lo que se ha venido defendiendo últimamente en la prensa, en nuestro sistema electoral, la libertad de voto de los diputados, lejos de representar una mejora democrática, puede debilitar la rendición de cuentas ante el ciudadano.