Una de las consecuencias de la crisis económica ha sido la demanda de cierta regeneración democrática. La sensación de mala gestión, las políticas de derechas aprobadas y aplicadas con el pretexto del déficit económico y la falta de transparencia e información han provocado una crisis política que se ha manifestado en un extremo con desafección política y en el otro con indignación y voluntad de cambio.

Twitter es cada día más, la herramienta de comunicación en masa más importante a nuestra disposición. Cada uno de nosotros sabemos de su importancia, de sus virtudes y cómo no, de sus peligros. Y los eurodiputados, ¿qué saben de Twitter?, ¿Lo usan?, ¿Es fachada o es comunicación bilateral? Y sobre todo, ¿les distrae de sus funciones laborales?