Las elecciones al Parlamento Europeo no son puramente europeas. Por ejemplo, un ciudadano español no puede votar un candidato alemán, de modo que cada estado miembro envía sus propios diputados al Parlamento Europeo.