Contrariamente a lo que se ha venido defendiendo últimamente en la prensa, en nuestro sistema electoral, la libertad de voto de los diputados, lejos de representar una mejora democrática, puede debilitar la rendición de cuentas ante el ciudadano.