A finales de enero introdujimos el concepto de Quantitative Easing (QE) cuando el Banco Central Europeo (BCE) anunció que utilizaría esta medida para dinamizar los precios y reactivar la economía europea. En aquel artículo describimos que el QE hacía aumentar la masa monetaria comprando activos públicos, y cuáles habían sido las primeras reacciones al anuncio de la medida. La semana pasada se empezó a implementar dicha política y esta vez perseguimos indagar más en por qué el BCE parece que se ha visto obligado a tomar esta decisión (que para algunos llega tarde y mal).

» Quantitative easing o la última solución del Banco Central Europeo para frenar la apreciación del euro.

» Draghi permitirá finalmente una subida de la inflación.