Coincidiendo con el fin del período establecido para la consecución de los objetivos del milenio, la Unión Europea (UE) decidió designar el pasado año 2015 como el Año Europeo para el Desarrollo (EYD2015). Bajo el propósito de dar respuesta al nuevo escenario post-2015, el mes de abril del año 2014 el Parlamento Europeo aprobó