¿Qué pensamos sobre el Parlamento Europeo?

By in Pau Vall, Política on 29 abril, 2014

A medida que se acercan las elecciones del próximo 25 de mayo cada vez más se remarca la importancia del Parlamento Europeo, los candidatos empiezan a salir en la televisión y los partidos hacen sus primeros actos y vídeos de precampaña. Desde la implantación del Tratado de Lisboa, el Parlamento es cada vez más poderoso en el proceso legislativo, ya que prácticamente toda la legislación se hace a través del proceso de codecisión (la Comisión propone y Parlamento y Consejo consensuan un texto). Sin embargo, ¿hasta qué punto conocemos el único poder que no elegimos por delegación? Desde hace un tiempo, el Eurobarómetro  elabora una encuesta específica para conocer la opinión de los ciudadanos sobre su Parlamento. Como que es parte del Eurobarometer, no se estrujaron mucho el cerebro y lo llaman Parlameter. Aunque los datos del Parlameter de 2013 deben de estar al caer, empecemos analizando los datos de 2012.

En primer lugar, cabe destacar que los ciudadanos que se interesan por la UE ya son mayoría (51%) y, por primera vez, superan a los que declaran que no les interesa la UE. No obstante, los datos demuestran que este interés no es homogéneo a lo largo del continente. Por ejemplo, España se sitúa en antepenúltima posición con sólo un 33% de los ciudadanos interesados en las cuestiones europeas. Es interesante ver como son los países del norte de Europa los que demuestran un interés por encima de la media europea, mientras que los del Sur (excepto Italia) y Este muestran un interés menor. Es sobrecogedor ver como en Francia, una de las semillas del proyecto europeo, el interés por la UE es más bajo que en el Reino Unido (49% vs 50%). Curiosamente, se puede observar cierta relación de asociación (recordad: correlation is not causation!) entre la variación del interés y el nivel de interés en sí mismo. Se puede llegar a deducir que, en tiempos de crisis, el interés se ha reforzado ahí donde ya había un interés previo. El Gráfico 1 muestra esta relación.

 

Interés por la UE

 

Otra cuestión relevante y preocupante es la imagen que los europeos tenemos sobre el Parlamento Europeo. Como decíamos al inicio, desde el año 2007 esta institución tiene más poderes que nunca pero su imagen se ha ido deteriorando cada vez más. Seguramente el impacto de la crisis y el hecho de que “todo es culpa de Bruselas” es el causante de este descenso. Sin embargo, como ya decíamos en este video, muchas de las decisiones económicas de la UE no se toman en el Parlamento Europeo. De hecho, a menudo es el Parlamento quien obliga los Estados a replantearse algunas de las políticas que afectan la economía ―p.ej. en el caso de la Unión Bancaria. Lo más preocupante de todo es que, por vez primera, hay más gente que valora negativamente al Parlamento respecto a los que lo valoran de un modo positivo (Gráfico 2).

 

Imagen que tiene los ciudadanos europeos del Parlamento Europeo

 

Este deterioro de la imagen del Parlamento se debe, en buena parte, al desconocimiento del funcionamiento y a la lejanía de las instituciones europeas. Los datos ya nos indican que los que tienen más interés en la UE son los que valoran más bien las instituciones. Más allá de la endogeneidad de esta relación (si valoras mejor el Parlamento es porque estás interesado y si estás más interesado es porque crees que el Parlamento es útil), es posible que un tercer factor refuerce esta relación: el conocimiento de la UE, como más te interesas por la UE más bien conoces su funcionamiento y eres más capaz de atribuir a cada institución sus responsabilidades. El parlamento demuestra que los interesados ​​en la UE valoran positivamente el Parlamento casi 3 veces más que los que dicen no estar interesados ​​(un 40% respecto a un 15%).

Conocer el funcionamiento de las instituciones a las que delegamos la representación de la voluntad popular es básico en cualquier democracia. ¿Hasta qué punto conocemos el funcionamiento del Parlamento Europeo? Los resultados muestran que aún queda camino por recorrer en este sentido. Para saber si conocemos el funcionamiento del Parlamento Europeo, el Parlemeter utiliza una pregunta indirecta: ¿los eurodiputados se agrupan según el Estado de origen o por afinidades ideológicas? Hasta un 44% de los ciudadanos responden correctamente que es en función de la ideología, pero es preocupante que todavía un 36 % de los europeos responda que es por la nacionalidad y hasta un 20% declare no saberlo. Es triste que incluso en Estados punteros como Alemania, Reino Unido o Italia, el porcentaje de respuestas correctas sea inferior a la media europea. Estos datos se ven reforzados en una segunda pregunta sobre si las decisiones del Parlamento se toman de acuerdo a los intereses de los Estados de procedencia de  los eurodiputados o de su ideología. Los resultados son similares y muestran un empate al 37 % para cada opción. Aunque se ve una tendencia al alza en las respuestas correctas, los niveles de acierto son todavía insuficientes y un obstáculo para el desarrollo de una verdadera democracia a nivel europeo.

El Parlamento Europeo es seguramente la institución más sexy de la UE, la única que elegimos directamente y la que representa mejor los intereses de la ciudadanía en cuestiones como los derechos de los consumidores, el medio ambiente, la regulación de las telecomunicaciones, etc. Es precisamente por eso que hay que saber explicar qué hace pero, sobre todo, como lo hace. Si no entendemos el proceso político es imposible pedir rendición de cuentas y, sin esto, no podremos tener nunca una democracia europea genuina. El Parlamento debe ser la voz del pueblo, pero sólo puede serlo si el pueblo sabe qué dicen en su boca. Conocer mejor el Parlamento es vital para el futuro de Europa y especialmente para su sex-appeal.

 

Fuente:

-Resultados del Parlameter 2012 aquí.

 

AUTOR DEL ARTÍCULO:

Pau Vall

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *