eyd2015

Objetivo 2015: Año europeo para el desarrollo

By in Actualidad, Cultura, Política on 13 enero, 2016

Coincidiendo con el fin del período establecido para la consecución de los objetivos del milenio, la Unión Europea (UE) decidió designar el pasado año 2015 como el Año Europeo para el Desarrollo (EYD2015). Bajo el propósito de dar respuesta al nuevo escenario post-2015, el mes de abril del año 2014 el Parlamento Europeo aprobó una resolución en la que se establecía como objetivo principal del EYD2015 “la realización del balance de la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y el establecimiento de la agenda Post-2015”[i]. Ahora bien, la actual crisis económica junto con la persistencia de la pobreza a escala mundial pone a la UE ante el desafío de promover la lógica de la solidaridad en un contexto de pérdida de derechos sociales de los ciudadanos europeos, lo cual supone todo un desafío. Uno más, al que el proyecto europeo debe hacer frente con determinación.

La UE como actor principal en el ámbito del desarrollo busca un perfil propio

Bajo el lema «Nuestro mundo, nuestra dignidad, nuestro futuro», durante el EYD2015 las principales actividades de la UE en materia de desarrollo se han seguido dos grandes ejes. En primer lugar, la puesta en marcha del “Programa para el cambio”[ii]. En el mismo se anunció que la Comisión Europea (CE) se propone aumentar el impacto de la ayuda concentrándose en menos sectores y en los países más necesitados. La tendencia a la especialización en la ayuda va en la línea de lo acordado en la Conferencia de Paris del año 2005[iii] orientada a aumentar la eficacia y el impacto de la ayuda al desarrollo. Ahora bien, este “Programa para el cambio” va a suponer un cambio en los objetivos y prioridades de la CE, que es quién actúa como financiador, lo que tendrá un impacto directo en los programas de todas las organizaciones que trabajan con fondos europeos. En segundo lugar, a través de la Comunicación titulada “Vida digna para todos”[iv], la UE busca poner en valor la existencia de los ODM, así como reafirmar el compromiso en su lucha contra la pobreza. A su vez, también pretende mostrar su compromiso en la búsqueda de un desarrollo sostenible a escala mundial.

La razón por la que la UE declaró el pasado año como EYD2015 no es otra que tratar de influir, des de un espacio propio, en la configuración de la agenda y los objetivos post-2015 ante la inminencia de un nuevo marco internacional para los próximos quince años en cuanto a políticas de desarrollo se refiere. Así pues, 2015 puede ser considerado como un año de transición hacia una nueva agenda internacional. Y no cabe duda que el anuncio de la UE de designar este año EYD2015 ha contribuido a impulsar al proceso de elaboración de un marco sucesor de los actuales ODM. Otro de los principales ejes sobre el que ha girado el programa del año dedicado al desarrollo ha sido el de revisar y evaluar las políticas de cooperación llevadas a cabo a nivel de la UE, con el propósito de dotarlas de la mayor coherencia posible. A nivel Europeo, la ayuda al desarrollo no actúa de forma armonizada, es decir, dentro de una estrategia europea común. Tan solo un 20% del total de los fondos se distribuyen a través del Fondo Europeo para el Desarrollo (FED), gestionado directamente por la CE. El resto de fondos sigue en manos de los Estados miembros y de sus respectivas agencias de cooperación, lo cual muestra la estrecha relación existente entre cooperación al desarrollo y política exterior.

La UE y sus estados miembros son un actor de mucho peso en el ámbito del desarrollo. Un dato a tener en cuenta para comprender mejor la influencia y el impacto de la UE en el ámbito de la ayuda al desarrollo: actualmente la UE es el mayor donante a escala mundial en Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) según los criterios que marca la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Tras la política comercial, en la UE se producen el 20% de los intercambios comerciales a nivel mundial, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), se puede considerar la AOD como la segunda pata sobre la cual se sostiene la acción exterior de la UE. Prueba de ello es la reciente aprobación el año 2014 de un presupuesto de unos 70 mil millos de euros para el período 2014-2020, según datos de la CE. Esta suma incluye los fondos del FED con lo presupuestado por los Estados miembros de su parte. Hay que decir que no se trata de una medida vinculante y que el FED no suele hacer uso todo el presupuesto disponible.

La transición hacia una nueva visión del desarrollo a nivel internacional

El hecho más destacado que se ha producido a lo largo de estos últimos meses, tanto a nivel comunitario como a escala mundial,  ha sido la constatación que estos nuevos ODM vienen acompañados, a su vez, de un cambio en el discurso y en el enfoque. Es evidente que se ha producido un cambio sobre lo que consideramos “desarrollo”.  Un cambio que empieza ya a principios de los 90’s, tras un período conocido como “la década perdida para el desarrollo” marcado por la dureza de los Programas de Ajuste Estructural que el FMI impuso a varios países llamados “en vías de desarrollo” para tratar de solucionar su excesiva deuda exterior. La lección que sacó la comunidad internacional sobre ese modelo de ayuda al desarrollo, basado únicamente en generar crecimiento económico a través del cual se produciría una reducción de la pobreza, es que no bastaba. El crecimiento económico es un indicador necesario pero no suficiente para reducir la pobreza. Había que abordar también la igualdad para que ese crecimiento tuviera efectos en la reducción de la pobreza. De ahí que se hayan introducido nuevos indicadores para medir el “desarrollo” de los países como es el Índice de Desarrollo Humano (IDH) o la Renta per cápita que tiene en cuenta factores de equidad y justicia social.

Hoy en día la comunidad internacional da una vuelta de tuerca más a ese discurso, cada vez menos economicista y más social, ligado al concepto de “desarrollo”. Esto ha sido posible gracias a la emergencia de un nuevo concepto, el desarrollo sostenible, sobre el que pivotarán los discursos y las políticas de cooperación al desarrollo durante los próximos tres lustros. La idea de sostenibilidad, la cual nace de la ecología y hace referencia al necesario equilibrio que debe existir entre una especie y los recursos de su entorno. El discurso de desarrollo sostenible no solo da más peso a la ecología sino que, a su vez, también da mayor importancia al rol social que deben adoptar todos los Estados. Y remarco el concepto todos de  forma intencionada con el fin de remarcar la co-responsabilizar de los Estados, sobretodo de aquellos “en vías de desarrollo” respecto a la necesaria importancia de aplicar sus propias políticas a favor de su desarrollo. El desarrollo sostenible, además, también señala otro elemento capital sobre el cual no se había hecho gran hincapié hasta la fecha. La durabilidad de un modelo de desarrollo a lo largo del tiempo. La necesidad de tener en cuenta los efectos a largo plazo. Finalmente, también se busca sustituir el viejo discurso occidental de los años 70’s sobre la erradicación de la pobreza ligada al crecimiento económico. Una idea que hoy en día la comunidad internacional pretende enterrar lo más digna y discretamente posible a la vista de su estrepitoso fracaso.

En conclusión, desde un punto de vista comunitario, la UE ha convertido este EYD2015 en una oportunidad clave para crear conciencia sobre la acción exterior de la UE y así como de los distintos actores que componen el ámbito  de la cooperación internacional. Aún así y a pesar de las buenas intenciones, cabría recordar la necesidad de reforzar el compromiso de la UE para alcanzar el 0,7 % de la financiación del desarrollo, adquirido en su día por la Asamblea General de Naciones Unidas y que los Estados han venido incumpliendo de manera sistemática, independientemente del ciclo económico. Mientras los intereses geopolíticos, ya sean industriales o culturales, prevalezcan sobre las necesidades toda estrategia de cooperación al desarrollo se verá ampliamente limitada.

 

[i]http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+TA+P7-TA-2014-0269+0+DOC+XML+V0//ES#top

[ii] Programa para el cambio: http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//NONSGML+REPORT+A7-2012-0234+0+DOC+PDF+V0//ES

[iii] Declaración de París sobre la eficacia de la ayuda al desarrollo y programa de acción de Accra: http://www.oecd.org/dac/effectiveness/34580968.pdf

[iv] COMUNICACIÓN DE LA COMISIÓN AL PARLAMENTO EUROPEO, AL CONSEJO, AL COMITÉ ECONÓMICO Y SOCIAL EUROPEO Y AL COMITÉ DE LA REGIONES “Una Vida digna para todos: de la visión a la acción colectiva”: https://webgate.ec.europa.eu/fpfis/mwikis/aidco/images/9/94/Session_1_Post_2015_COM_ES_No_oficial.pdf

 

.

Sobre el autor:

Max Cahner

 


Max_Cahner


Email
FacebookLinkedIn

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *