Nuevos Partidos para la ¿Regeneración Democrática?

Nuevos partidos por la regeneración… ¿democrática?

Una de las consecuencias de la crisis económica ha sido la demanda de cierta regeneración democrática. La sensación de mala gestión, las políticas de derechas aprobadas y aplicadas con el pretexto del déficit económico y la falta de transparencia e información han provocado una crisis política que se ha manifestado en un extremo con desafección política y en el otro con indignación y voluntad de cambio.

Los partidos tradicionales -PP, PSOE, ERC, PNV, CiU, etc.- no han sabido (o no han podido) responder a las demandas de regeneración democrática y esto ha provocado la reacción de otros sectores menos institucionalizados que tienen el objetivo de presentarse como alternativa ante esas frases que nos hacen chirriar los oídos a los politólogos: “todos son iguales”; “qué más da votar a uno o a otro”…

Esta desconfianza en los partidos tradicionales ha motivado la creación de nuevas formaciones políticas. La desconfianza hacia los partidos existentes y el descontento general con ellos, es el caldo de cultivo para la aparición de nuevos partidos políticos.

Este artículo tiene como objetivo identificar cuáles son estos nuevos actores, tanto aquellos que ya llevan algunos años en el escenario político como también aquellos que acaban de aparecer y que entrarán directamente en el juego político en las próximas elecciones europeas.

Por una parte encontramos nuevas formaciones surgidas como escisión de partidos políticos ya existentes, en las que ciertos integrantes de la misma clase política se han desmarcado de sus respectivos partidos creando alternativas. Es el caso de UPyD.

Estas propuestas tienden a utilizar como reclamo los puntos débiles de los grandes partidos; aquellos temas que se encuentran en la agenda política y que motivan el descontento popular con los partidos tradicionales. El ejemplo más claro es la corrupción  o los recortes. La estrategia es evidente: emplean un mensaje claro, directo e incluso agresivo, adoptando el discurso anticorrupción, “anti-recortes”, o “anti lo que quiera que sea impopular en ese momento” para tratar de establecerlo como su característica diferencial respecto a los partidos de siempre.

Tanto en el caso de UPyD como en el caso de CiudadanosPartido de la Ciudadanía – (explicado más adelante) vemos un claro ejemplo de partido catch-all que no se diferencia realmente de los tradicionales pero que cuenta con el punto favorable de que nace sin el bagaje negativo que acarrean aquellos que han regentado el poder.

Otra propuesta similar es VOX. Esta nueva formación la presentan  Ortega Lara, el recién incorporado Vidal-Quadras y otros ex-miembros del PP. Apelando a la regeneración democrática, este nuevo partido busca ocupar la extrema derecha que los populares no capitalizan. Con un discurso contundente, incluso en ocasiones imperativo, combaten las posiciones intermedias de los grandes partidos. Piden contundencia contra las manifestaciones que paralizan el país -en referencia a las mareas blanca y verde- y mano dura con los presos de ETA.

Por otra parte, y en el opuesto ideológico, encontramos la reciente iniciativa liderada por Pablo Iglesias. En este caso no se trata de una escisión de un partido ya existente; se trata de la agrupación de movimientos, asociaciones y plataformas sociales. Recordando el poder del “demos” -pueblo-, la iniciativa PODEMOS quiere trasladar la indignación ciudadana  a los parlamentos mediante un movimiento “de abajo arriba”.

 podemos

 

Su discurso intenta aglutinar a todos aquellos sectores de la sociedad perjudicados por las políticas de la Troika. Esta iniciativa, aún difusa, busca estructurarse de forma alternativa a los partidos, combatirlos en el mensaje pero también en la forma.

Pese a constituirse como un partido (ya que cuenta con evidentes líderes) e inscribirse también dentro de la institucionalidad política existente, se diferencia de los anteriores en que está intentando ofrecer (justo ahora se está iniciando la segunda fase de esta iniciativa) instrumentos de participación ciudadana, que hacen que consideremos a Podemos como una organización “de abajo hacia arriba” (bottom-up).

 movimiento_ciudadano

 

De forma parecida, Ciudadanos – Partido de la Ciudadanía- ha empezado una campaña de ámbito estatal con la intención de ganar peso político fuera de Cataluña.

El nombre de la campaña no es casual: Movimiento Ciudadano pretende ser en primer lugar un “Movimiento”, esto es, nos están diciendo que no son un partido, o que son algo que se aleja del concepto de partido que hasta ahora habíamos conocido; y  en segundo lugar “ciudadano”, otra vez tenemos aquí al protagonismo del pueblo.

La similitud con Podemos en este punto es más que evidente: se definen como un movimiento desde abajo (bottom-up), donde los ciudadanos que comparten intereses se agrupan para la regeneración de España.

Sin embargo, la diferencia principal con los anteriores, sin entrar en demasiado análisis, radica en que este movimiento es presentado y conducido desde un partido ya institucionalizado con las estructuras jerárquicas que ello implica, mientras que Podemos parte de una masa difusa de gente que además no cuenta con responsabilidades políticas previas.

Otro de los partidos surgidos a raíz de la movilización ciudadana y como resultado de la indignación con los partidos tradicionales es el Partido X – Partido del Futuro. Este partido fue gestado por ciudadanos afines al movimiento 15M, y su objetivo es avanzar hacia una democracia participativa a través de las redes sociales y herramientas vinculadas a Internet, esto es, la democracia 4.0 y el wikigobierno.

También dentro de Izquierda Unida se ha creado un nuevo partido: Izquierda Abierta, una formación que se integra dentro del partido político y que también tiene el objetivo de presentarse a las elecciones europeas en agrupación con otras formaciones sociales, ciudadanas y políticas.

Su mensaje principal se centra una vez más en frenar los recortes y las políticas de austeridad, denunciando que las políticas implementadas en el Sur de Europa provocan crecientes desigualdades con los países del Norte. Entre sus propuestas se encuentra una auditoria de la deuda y un replanteamiento de la moneda comunitaria en el que la ciudadanía pueda participar.

Por último, varios partidos de izquierda y ecologistas se han unido para crear la coalición Primavera Europea. Desde una perspectiva crítica con las políticas que se están llevando a cabo, confían en que la Unión Europea es uno de los niveles políticos clave para hacer frente a problemas tales como el cambio climático, la xenofobia o el predominio de los mercados financieros. Su manifiesto incluye el rechazo a las políticas de austeridad impuestas por La Troika, la voluntad de iniciar un proceso constituyente europeo, el impulso de una economía dirigida a las personas, la redacción de una nueva Carta de los derechos fundamentales sociales, el respeto a la diversidad cultural, y un largo etcétera. Los partidos que constituyen esta coalición son Compromís, Equo, Chunta Aragonesista, Democracia Participativa, Por Un Mundo Más Justo (PUM+J), Partido Castellano (PCAS), Socialistas Independientes de Extremadura (SIEX), y Caballas.

 

La regeneración democrática parece ser el denominador común de todas estas propuestas políticas. La voluntad de cambio ha propiciado su surgimiento. Sin embargo, este objetivo (el cambio, la regeneración) es complejo de definir dado que cada uno de estos partidos lo entiende de forma diferente.

Por el momento, y a nivel europeo, resta saber a qué grandes grupos políticos se unirán estas formaciones. A nivel nacional, lo que podemos esperar es ver si el surgimiento de estas iniciativas afectará a los partidos tradicionales, tanto en sus resultados electorales como en su posicionamiento, estrategias y dinámicas internas.

Fuente:

Marc Bertomeu en thinkingofelephants.wordpress.com

 

 

Sobre el autor:

Carol Fernández


Carol Fernández

2 thoughts on “Nuevos partidos por la regeneración… ¿democrática?

  1. Reyes Montiel
    1

    Aquí hay una ausencia clamorosa. Se llama EQUO
    http://partidoequo.es

  2. 2

    Ya veo que habéis añadido a primavera europea, muy bien, aunque no se porque la habéis puesto tan centrada, pero dado que el eje conservador-progresista es tan difuso e irreal, supongo que tampoco es relevante. En cualquier caso todos los partidos que propugnan una democracia participativa, no tienen ninguna política definida,sino que serán los ciudadanos en cada momento los que decidirán que tipo de política se ejerce.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *