Las otras lenguas del Parlamento Europeo

By in Cultura, Pau Vall on 4 noviembre, 2014

El Parlamento Europeo y las instituciones de la UE en general se caracterizan ampliamente por su multilingüismo. El gran respeto hacia la diversidad cultural y lingüística de Europa se hace patente cuando observamos el funcionamiento de cualquier sesión del Parlamento, en el que todos los diputados pueden dirigirse a la cámara en cualquiera de las 24 lenguas oficiales de la UE. Esto conlleva que muy a menudo se caractericen las instituciones comunitarias como grandes torres de Babel. Las cifras son espectaculares. [English Version also]

Como todos los documentos, comunicaciones e intervenciones deben estar disponibles en todas las lenguas oficiales, se dan hasta 552 combinaciones posibles (24 lenguas traducidas a las 23 otras lenguas). Esto implica que la plantilla de traductores e intérpretes trabajando por la UE sea muy amplia. El Parlamento tiene 330 intérpretes funcionarios y una cartera de más de 1800 intérpretes para cubrir diferentes actos. Por ejemplo, solo en cada sesión plenaria del Parlamento, se emplean entre 800 y 1000 intérpretes. También la Comisión tiene 1.700 lingüistas y hasta 600 asistentes para asegurar que todos los documentos están disponibles en todos los idiomas oficiales. En general, es ampliamente conocido el complejo sistema de gestión lingüística en las instituciones comunitarias. Sin embargo, lo que poca gente sabe es que en el Parlamento Europeo también están presentes lenguas no oficiales de la UE. Y no, no hablamos ni del catalán ni del gaélico ni del euskera, sino que se trata de lenguas no orales, lenguas de signos.

Los responsables de la entrada de estas lenguas en el Parlamento Europeo han sido el eurodiputado húngaro Ádám Kósa (PPE – Fidesz) y de la belga Helga Stevens (ECR – N-VA), curiosamente ambos pertenecientes a eurogrupos conservadores. Estos dos eurodiputados son sordos y emplean la lengua de signos ―la húngara en el caso de Kósa y la flamenca en el caso de Stevens― para comunicarse, por lo que estas dos lenguas también están presentes en el Parlamento europeo, aunque no sean oficiales.

Deaf MEPs - Helga Stevens and Adam Kosa

Helga Stevens y Ádám Kósa durante la sesión constitutiva del Parlamento Europeo 2014-2019

De hecho, esta será la segunda legislatura para el eurodiputado Kósa, que fue el primer eurodiputado sordo de la historia en intervenir en lengua de signos en la eurocámara. No así en el caso de Helga Stevens, que se estrena en esta legislatura, pero que ya sabe lo que implica ser diputada, ya que formó parte del parlamento belga. La normalización y la visualización de la lengua de signos en las instituciones tiene que ayudar a su normalización también en otros ámbitos cotidianos y es por eso que celebramos la presencia de estos eurodiputados que generan un parlamento más plural y cada vez más sensible con la diversidad, como la propia Europa.

Sobre el autor:

Pau Vall i Prat


Pau Vall i Prat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *