Las elecciones al Parlamento Europeo no son puramente europeas. Por ejemplo, un ciudadano español no puede votar un candidato alemán, de modo que cada estado miembro envía sus propios diputados al Parlamento Europeo.

Cuando decidimos reiniciar Sexy Europe, todos nos comprometimos a escribir un artículo para estrenar esta segunda versión del blog. Después de días pensando sobre qué podía escribir llegué a una conclusión: tenía que retomar mi primer artículo prácticamente un año después de haberlo escrito. Volvamos, pues, a las teorías de Cyril Northcote Parkinson.

Estás satisfecho con tu sueldo? Tanto si la respuesta es que sí como si es que no, seguramente te gustaría cobrar más. Tranquilo, ¡no eres el único! Persiguiendo este objetivo, muchos europeos se marchan a otros países de la UE con un nivel salarial mayor que el de su país de origen buscando nuevas oportunidades laborales. Pero aunque compartimos la misma moneda, ¿cobrar más euros es sinónimo de cobrar mejor? Para evaluar este hecho tenemos que tener presentes, como mínimo, tres variables esenciales.

En segundo de bachillerato tuve un profesor de castellano que en algunas clases nos hablaba del amor ―y no solamente en las lecciones de literatura. De hecho, era un maestro de los de ante, alguien que intentaba transmitir a los cuatro adolescentes que prestábamos un poco de atención las enseñanzas que le había brindado la vida. El amor verdadero ―nos decía― consiste en imaginarse la ropa sucia de tu pareja. Era, y aún es, un hombre sabio porque nos enseñó que todo proyecto de futuro tendrá sus peros, y sólo si somos conscientes de ello seremos capaces de hacerlo realidad.

Análisis de los programas políticos de los diferentes partidos a nivel nacional para las elecciones europeas del 25 de Mayo. Analizamos los programas de: PSOE, PP, CiU, UPyD, ERC, C’s, Primavera Europea, IU-ICV, EH-Bildu, VOX, Podemos, Partido Pirata y Partido Red. En referencia a 6 grandes temas:

 

Recetas para Europa (I): las naciones sin Estado en Europa

Recetas para Europa (II): el sistema político para Europa

Recetas para Europa (III): los recursos naturales

Recetas para Europa (IV): los grupos sociales

Recetas para Europa (V): los derechos sociales

Recetas para Europa (VI): la economía

El 9 de mayo, día de Europa, se dio el pistoletazo de salida con un alto grado de simbolismo a la campaña electoral de las europeas. A nosotros que más a menudo de lo que querríamos nos dicen que parecemos estudiantes de publicidad y marketing más que politólogos, nos encantan las imágenes, los vídeos y todo lo que sea e incluya la palabra “media”. Nos encantan porque hoy la política es también un escenario televisivo donde se representan maneras diferentes de ver y entender las cosas.

Lo prometido es deuda, y por tanto aquí tenéis los resultados de la encuesta, de vuestra encuesta. Porque sois vosotros los que habéis hecho posible que se llevase a cabo. Presentaditos al más puro estilo SexyEurope, como os gusta. Podríamos haberos preguntados más cosas, sí, pero habrá más ocasiones, que no os quepa la menor duda.

Una de las consecuencias de la crisis económica ha sido la demanda de cierta regeneración democrática. La sensación de mala gestión, las políticas de derechas aprobadas y aplicadas con el pretexto del déficit económico y la falta de transparencia e información han provocado una crisis política que se ha manifestado en un extremo con desafección política y en el otro con indignación y voluntad de cambio.

Twitter es cada día más, la herramienta de comunicación en masa más importante a nuestra disposición. Cada uno de nosotros sabemos de su importancia, de sus virtudes y cómo no, de sus peligros. Y los eurodiputados, ¿qué saben de Twitter?, ¿Lo usan?, ¿Es fachada o es comunicación bilateral? Y sobre todo, ¿les distrae de sus funciones laborales?

Ante tal pregunta es posible que se os haya quedado la cara de Angela Merkel mientras pensáis: “eemmfff…es muy complicado, hacen muchas cosas…cómo te diría yo…”. Pues bien, el objetivo de este post es analizar la participación de algunos eurodiputados españoles en el Parlamento para hacernos una idea de su trabajo diario.