Cuando decidimos reiniciar Sexy Europe, todos nos comprometimos a escribir un artículo para estrenar esta segunda versión del blog. Después de días pensando sobre qué podía escribir llegué a una conclusión: tenía que retomar mi primer artículo prácticamente un año después de haberlo escrito. Volvamos, pues, a las teorías de Cyril Northcote Parkinson.

El Parlamento Europeo y las instituciones de la UE en general se caracterizan ampliamente por su multilingüismo. El gran respeto hacia la diversidad cultural y lingüística de Europa se hace patente cuando observamos el funcionamiento de cualquier sesión del Parlamento, en el que todos los diputados pueden dirigirse a la cámara en cualquiera de las 24 lenguas oficiales de la UE. Esto conlleva que muy a menudo se caractericen las instituciones comunitarias como grandes torres de Babel. Las cifras son espectaculares. [English Version also]

Una Europa que no es capaz de abrirse a la dimensión trascendente de la vida es una Europa que corre el riesgo de perder lentamente su propia alma.

Papa Francisco

Bajo las impronunciables siglas de TTIP esconde una de las iniciativas que marcarán buena parte de la agenda política de la Unión Europea (UE) en esta legislatura que acabamos de estrenar. Pero, ¿qué es el TTIP? Si no lo sabéis no os preocupéis, es normal porque prácticamente nadie habla de ello en los medios. TTIP son las siglas en inglés de Transatlantic Trade and Investment Partnership, que es como se conoce el tratado de libre comercio que están negociando actualmente la UE y los Estados Unidos de América (EE.UU.).

En segundo de bachillerato tuve un profesor de castellano que en algunas clases nos hablaba del amor ―y no solamente en las lecciones de literatura. De hecho, era un maestro de los de ante, alguien que intentaba transmitir a los cuatro adolescentes que prestábamos un poco de atención las enseñanzas que le había brindado la vida. El amor verdadero ―nos decía― consiste en imaginarse la ropa sucia de tu pareja. Era, y aún es, un hombre sabio porque nos enseñó que todo proyecto de futuro tendrá sus peros, y sólo si somos conscientes de ello seremos capaces de hacerlo realidad.

Hoy, jornada de reflexión, os ofrecemos la última entrega de las “Recetas para Europa” a partir de las cuales hemos tratado de esclarecer que propone cada uno de los partidos que se presenta a las elecciones (Recetas I II III IV y V). Nos hemos dejado para el final uno de los temas que han centrado la actualidad europea de la última legislatura: el estado de la economía. La gestión de una crisis económica, que empezó siendo mundial pero que ha acabado siendo esencialmente europea, ha redefinido en los últimos años el proyecto europeo.

De cara a las próximas elecciones al Parlamento Europeo, los residentes en el Estado español podrán elegir entre 39 candidaturas diferentes de entre las cuales saldrán los 54 eurodiputados que corresponden a España. Desde Sexy Europe queremos ayudaros a desgranar mejor cuáles son las propuestas que hacen algunos de los partidos que se presentan a las elecciones. Es por eso que, a partir de hoy, os iremos presentando qué os ofrecerán los diferentes partidos cuando vayáis a votar a los colegios electorales el próximo 25 de mayo.

Estrenamos estos resúmenes con una cuestión que, de momento, la UE tiene poca cosa que decir, pero sobre la cual parece que girará buena parte de la campaña por parte de algunos partidos. Exacto, los que sois de Cataluña ya lo sabéis, es EL TEMA

A medida que se acercan las elecciones del próximo 25 de mayo cada vez más se remarca la importancia del Parlamento Europeo, los candidatos empiezan a salir en la televisión y los partidos hacen sus primeros actos y vídeos de precampaña. Desde la implantación del Tratado de Lisboa, el Parlamento es cada vez más poderoso en el proceso legislativo, ya que prácticamente toda la legislación se hace a través del proceso de codecisión

En castellà diuen que las cosas de palacio van despacio, doncs a la Unió Europea (UE) encara més. Qualsevol reforma o canvi, ja sigui en la legislació comunitària o en els tractats, requereix de molta paciència,ja que aconseguir el consens davant la presència de tants actors veto és cada vegada més complex.